Mutxamels Sport Judo, FisioPilates, Yoga

Tai Chi

QUÉ ES EL TAI CHI
El tai chi se ha situado en los últimos años como una de las actividades físicas y mentales más apreciadas en los ámbitos médicos y terapéuticos. Y es que este antiguo arte marcial que desde la década de los 50 y ayudado por la revolución cultural en la China de Mao se ha expandido con notable fuerza, ya es practicado con asiduidad en muchas partes del mundo por millones de personas y no solo en su país de origen. Todo este auge del tai chi se debe en parte a su relativa facilidad de aprendizaje (especialmente el estilo moderno), indicado para todas las edades, que resulta nada cansado y cuyos beneficios se hacen evidentes a poco de comenzar su práctica.

FUENTE DE SALUD
El tai chi moderno (cuyo nombre real es Tai Chi Chuan) deja atrás su original finalidad que era la lucha, se deshace de los ejercicios violentos y descubre su faceta terapéutica y de mantenimiento de la salud. Este arte milenario tiene la facultad de trabajar y mejorar no solo aspectos físicos de la persona, como pudieran ser la elasticidad, la circulación sanguínea o la respiración (ya de por sí tremendamente importantes) si no que ahonda en el interior y también trabaja con lo mental como la concentración, la memoria o la relajación, incluso tiene grandes connotaciones filosóficas (Taoismo).

MOVIMIENTO, CAMBIO…
Todo practicante de tai chi y sobre todo aquel que desde el principio lo realice con gusto, en un entorno agradable y con un monitor que le inspire confianza, sabe de lo que estoy hablando, pues con la práctica cotidiana muchos aspectos de su vida sufren un cambio en ocasiones sorprendente. Además la experiencia del tai chi no supone una actividad cerrada o concluida, sino que cada uno puede seguir ahondando cada vez más, según sus deseos, en un auténtico océano inagotable de ejercicios y posibilidades. Normalmente cuando una persona ya conoce y domina las prácticas más usuales puede entonces comenzar el estudio de otras más complejas e incluso añadir la destreza de las armas como la espada, el sable o el abanico (este último especialmente estético).

 

LA SENCILLEZ DE LA PRÁCTICA
Otra de las ventajas del tai chi es la práctica. Solo se precisa un poco de tiempo, un lugar agradable y tranquilo, ropa cómoda e incluso sin calzado si las condiciones del terreno y la época el año lo permiten. De ahí que se pueda hacer tai chi en cualquier momento en que nuestra vida moderna nos lo permita. Además una vez introducidos en él y con los conocimientos mínimos ya asimilados, una breve práctica diaria (15 ó 20 minutos) puede resultarnos ya muy beneficiosa.
La experiencia del tai chi se suele combinar con ejercicios que forman parte de la Medicina Tradicional China y que se conocen como Chi Kung, que literalmente significa “trabajo con la energía”, aquella que nos hace estar vivos y que según esta antigua medicina es la que desencadena la enfermedad (cuando no esta equilibrada) pero que también nos puede llevar a la curación si la trabajamos correctamente, todo ello gracias a una ciencia desarrollada por los chinos a lo largo de miles de años.
No quiero acabar sin recordar a todas aquellas personas que se decidan a probarlo, que el principio puede resultar un tanto desconcertante sobre todo si no hemos trabajado a lo largo de nuestra vida la coordinación, la relajación o la atención. Pero esto es algo muy pasajero que se torna rápidamente en recompensa a poco que insistamos. Todos nos henos sentido algo torpes cuando comenzamos pero de la torpeza surge la destreza, así como el día surge de la noche…

OS ESPERAMOS ¡¡